Refractiva

(Técnicas)

cirugias

 

 

¿Qué es la CIRUGÍA REFRACTIVA?

 

Se entiende por cirugía refractiva el conjunto de técnicas destinadas a corregir los defectos visuales de Miopía, Hipermetropía, Astigmatismo y Presbicia o “Vista Cansada”.

 

Entre otras las más practicadas son:

 

1.- Queratotomía Radial y/o Astigmática (arcuatas)

 

2.- Queratectomías Foto refractivas (láser excimer) y entre ellas:

 

- PRK (queratectomía foto refractiva). Técnica de superficie en la que modificamos la curvatura corneal aplicando el Láser Excimer directamente sobre la córnea, eliminando previamente el epitelio corneal. Es generalmente la más molesta para el paciente, aunque muy segura. Se emplea para defectos de carácter medio o bajo y hoy día va teniendo un cierto desuso, aunque guarda sus indicaciones. En la actualidad se utiliza un antimetabolito, la Mitomicina C, para el control de la cicatrización, con lo que se ha mejorado la transparencia corneal resultante y por tanto los resultados son más favorables. La desepitelización puede ser química (alcohol absoluto) o mecánica (p.ej.  EpiClear)

 

- LASIK (queratomileusis in situ asistida por láser excímer). En ella,  cortamos una capa micrométrica o flap corneal (entre 90-160 micras habitualmente) con un aparato llamado microqueratomo. Sobre el estroma corneal puesto al descubierto, se aplica el Láser Excimer que talla el defecto refractivo, finalmente se repone el flap  que actuaría de auto vendaje. Hoy día es la técnica más utilizada por ser rápida, poco molesta y de resultados muy reproducibles. Realizable en el mismo acto operatorio sobre los dos ojos. En la actualidad se ha visto muy mejorada en seguridad y resultados con la llegada del Láser de Femtosegundo (microqueratomo láser).

 

- LASEK (queratomileusis epitelial asistida por láser excimer). Lo mismo que en el LASIK, se levanta una lámina pero en este caso sólo es la capa más externa de la córnea, o sea, el epitelio. Posteriormente se trabajará con el Láser Excimer sobre el lecho y al final se repondrá ese epitelio despegado previamente. Está indicado en córneas finas en las que tengamos que realizar correcciones de defectos medios o bajos. El epitelio repuesto, actúa como absorbente de toxinas facilitando la cicatrización. Tanto en esta técnica como en la PRK, se aplica una lente de contacto terapéutica neutra durante los primeros días para hacer más confortable el postoperatorio.

 

3.- Implantes intraoculares fáquicos de cámara anterior (lentes intraoculares de cámara anterior): la lente se sitúa entre la córnea y el iris.

 

4.- Implantes intraoculares de anclaje en el iris: la lente se sujeta al propio iris delante de la pupila.

 

5.- Implantes epicristalinianos   (ICL): la lente se sitúa entre el iris y el cristalino, flotando sobre él.

 

6.- Cirugía de cristalino transparente, técnica en la que retiramos el cristalino y lo sustituimos por una lente intraocular que compensará el defecto padecido.  En la actualidad, disponemos de lentes multifocales y multifocales tóricas que corrigen además la Presbicia.

 

7.- Inlay (KAMRA): implantes intracorneales alojados en bolsillo (pocket) practicado con Láser de Femtosegundo para el tratamiento de la presbicia,  mejorando la visión cercana y reduciendo la dependencia de gafas de visión próxima. Esta técnica se puede asociar a LASIK en el mismo acto o en un segundo tiempo.

 

8.- Bioptics: cuando asociamos dos o más técnicas refractivas para resolver el problema de un paciente.

 

 

 

 

Veamos algunas preguntas frecuentes en relación a las técnicas más habituales:

 

 

LASIK

 

¿Quién se puede operar mediante LASIK?

 

Los candidatos deben reunir las siguientes condiciones:

 

- Tener más de 18 años edad

- Tener una graduación estable durante al menos 1 - 1.5  años

- Tener una motivación justificada y haber valorado los pros y contras de la operación

- Razones personales o profesionales por las que prefiera no llevar gafas ni lentes de contacto

- Haber superado el estudio preoperatorio previo donde se valorará entre otras cosas el número de dioptrías que a cada paciente se le pueden corregir según las características particulares de su ojo y la no existencia de riesgos conocidos para la intervención.

 

La decisión sobre la Cirugía Refractiva depende de usted:

 

La intervención de cirugía refractiva es una alternativa de los avances tecnológicos que pretende mejorar la calidad de vida del paciente, pero esta intervención, como cualquier otra, tiene sus riesgos (aunque escasos si se supera con éxito el estudio preoperatorio), y es el propio paciente quien ha de sopesar beneficios y riesgos despues de haber sido informado y aconsejado por el oftalmólogo.

 

Usted es buen candidato si:

 

- Se siente limitado por su dependencia de las gafas para ver

- Sus lentes de contacto le dan problemas

- Es una persona muy activa que necesita no usar gafas o lentillas para practicar deportes u otras actividades

- Se sentiría incapacitado si perdiera sus lentes y no pudiera valerse en una situación crítica

- Le gustan las cosas en orden, pero no es un fanático perfeccionista

- Podría tener otras oportunidades profesionales si mejorara su visión natural (oposiciones a cuerpos de seguridad del estado, bomberos, aviación, etc.)

- O simplemente desea mejorar su calidad de vida.

 

 

¿En qué consiste la técnica  LASIK?

 

La intervención va a consistir en lo siguiente: de modo ambulatorio (lo que significa que podrá volver a su domicilio de modo inmediato tras la misma) y después de aplicar anestesia tópica (instilación de gotas en el ojo), se corta una fina capa de la córnea de entre 90-160 micras de espesor. Posteriormente se levanta dicha capa y sobre el lecho corneal restante se aplica el láser, con lo que se desintegra parte del tejido corneal, modelando la superficie de la córnea según el número de dioptrías que se quieran corregir. Una vez aplicado el láser, se vuelve a colocar la capa corneal levantada, en su posición original. Durante la intervención puede sentir alguna pequeña molestia pero no dolor.

 

 

 

Las 4 etapas del LASIK miópico


 1) Corte de una lámina corneal

 2) Foto ablación láser

image001.jpg

image002.jpg


 3) Reposición de la lámina  4) Estado final
image003.jpg image004.jpg

 

 

 

Ventajas de la técnica LASIK

 

Como ya hemos dicho, es una técnica segura, rápida, cómoda y escasamente molesta para el paciente.

 

Como cualquier técnica quirúrgica, la técnica LASIK no está exenta de riesgos, aunque si todas las pruebas practicadas previamente son normales, las posibilidades de efectos no deseados son mínimas y generalmente sin trascendencia clínica.

 

 

¿Cuál es la evolución esperada tras la cirugía?

 

La intervención dura aproximadamente unos 20 minutos (aunque la aplicación del láser es de tan sólo unos segundos).

 

Pasada una media hora tras la intervención, el paciente es explorado, y si todo es correcto se marchará a casa con los ojos destapados, para ser nuevamente revisado al día siguiente.  Siguen revisiones a los 3 días,  10 días, 1 mes y 3 meses, fecha en la que habitualmente se produce el alta clínica.

 

Puede experimentar algunas molestias (lagrimeo y sensación de cuerpo extraño) tras la intervención, pero desaparecerán en unas horas.

 

A pesar de tener una buena visión al día siguiente, el ojo alcanza una visión normal en el plazo de unos 7 días.

 

Deberá aplicarse gotas de antibiótico en los primeros días, y abundante lágrima artificial durante unos 3 meses.

 

 

¿Cuál es el objetivo de la cirugía refractiva en general y del LASIK en particular?

 

El permitir a los pacientes afectados de defectos de refracción (miopía, hipermetropía y/o astigmatismo) liberarse, en la medida de lo posible, de su corrección en gafas o lentes de contacto. Dejándolos, en la mayor brevedad, con una autonomía visual, sin corrección externa, para el desenvolvimiento en su vida cotidiana. Esta autonomía no es obligatoriamente un 100% de la agudeza visual, sino conseguir la capacidad visual para vivir y evolucionar en la vida corriente sin corrección óptica. Por ejemplo, para el permiso de conducir se exige una visión mínima de 0,5 en el ojo peor y 0,6 en el mejor. Cada caso pues, debe recibir por parte del cirujano una respuesta adaptada a la demanda, explicando lo que en ese caso concreto es más conveniente y las expectativas tras la cirugía.

 

 

 

 

LASIK ASISTIDO DE FEMTOSEGUNDO

 

 

El Láser de FEMTOSEGUNDO es la tecnología láser puntera, capaz de obtener un nivel de precisión hasta ahora inalcanzable en cirugía refractiva.

 

Con el FEMTOSEGUNDO nace la cirugía refractiva 100% láser. Hasta ahora era necesario practicar un corte con cuchilla (microqueratomo) para levantar el flap corneal y luego proceder a realizar la segunda fase de la intervención aplicando el Láser Excímer para corregir los defectos de refracción (miopía, hipermetropía y astigmatismo)

 

Con el Láser de FEMTOSEGUNDO, se sustituye este corte mecánico del microqueratomo por un haz de luz láser controlado por ordenador, consiguiendo una incisión de diámetro, profundidad y bordes previamente establecidos con una precisión 100 veces superior al mejor microqueratomo y por lo tanto mucho más segura y prácticamente exenta de complicaciones.

 

El Láser de FEMTOSEGUNDO permite preservar más cantidad de tejido corneal, lo que nos permite poder operar pacientes que con la técnica convencional no podrían ser intervenidos. Así mismo está especialmente indicado en pacientes con defectos elevados, astigmatismo o hipermetropía, ya que debido a la perfección, versatilidad,  tamaño y homogeneidad del flap, la visión objetivo se consigue a más corto plazo y el número de regresiones disminuye sobremanera.


En nuestra clínica disponemos actualmente de la última plataforma Femto LDV - Z8 de Ziemer Ophtalmic Systems ( Z - LASIK ) para la práctica de esta cirugía, así como la cirugía de catarata asistida por láser.

 

 

Ventajas del Láser de FEMTOSEGUNDO  Z – LASIK :

 

 - Mayor precisión: 100 veces más exacto. Flaps más predecibles antes de la aplicación del láser.

- Sin cuchilla.  Sin los riesgos del corte mecánico / manual.

- Mejores resultados: Menor número de halos luminosos, deslumbramientos, regresiones, etc.

- Postoperatorio menos molesto y más breve. Incorporación más rápida a su vida habitual.

- Mayor seguridad: Menos complicaciones.

- Personalización: Permite intervenir casos que antes no eran posibles.

 

 

 

 

LASIK ASFÉRICO Y PERSONALIZADO (customizado)

 

 

 

EL LASIK asférico y personalizado es la variante técnica que habitualmente venimos practicando de forma standar como nuestra técnica LASIK.

 

La córnea fisiológicamente no es una superficie esférica sino asférica, es decir, que su curvatura es más cerrada en el centro siendo más plana en su perifería. Nuestro Láser Excímero (ESIRIS) mediante el software ORK-CAM permite realizar tratamientos asféricos que mantienen la geometría fisiológica de la superficie corneal. Así mismo, y guiado por el aberrómetro, personaliza las ablaciones según la aberrometría previa del paciente realizando tratamientos wavefront personalizados (customizados).

 

 

Todo ello asociado al Z-LASIK,  LASIK ASISTIDO DE FEMTOSEGUNDO, ASFÉRICO Y PERSONALIZADO, condiciona una técnica rápida, segura, con unos resultados óptimos y una recuperación muy rápida. De igual modo se ve muy disminuida la pesencia de complicaciones a corto, medio y largo plazo (halos, deslumbramientos, regresiones, etc)

 


 

 

  

LENTES FÁQUICAS.  Lentes ICL

 

 
 

Entendemos por  LENTES FÁQUICAS aquellas lentes que se introducen en el interior del globo ocular a través de una pequeña incisión, sin la extracción previa del cristalino y con el objeto de corregir un defecto refractivo.

 

 

Estos implantes o lentes podemos situarlos en distintas zonas anatómicas del globo ocular:

 

- En la cámara anterior del ojo (entre córnea e iris): p.ej. lente Acrysoft Cachet.

- Anclada al propio iris: p.ej. lente Artisan.

- En la cámara posterior (entre iris y cristalino): p.ej. lente Visian ICL.

 

Según el tipo de defecto a corregir y dependiendo de las peculiaridades de cada ojo, se escogerá el tipo de lente más indicado para cada caso.

 

 

Habitualmente implantamos la lente Visian ICL (ICL V4c) (Implantable Collamer Lens) de Staar Surgical, por ser la más indicada en la mayoría de los casos.

DSCN0260.JPG

ICL implantada

 

La lente ICL, es similar a una lente de contacto blanda. La diferencia consiste en que la ICL se coloca dentro del ojo sobre el cristalino, en vez de en la superficie sobre la cornea. No reemplaza al cristalino como ocurre en la cirugía de la catarata, sino que se suma al sistema óptico ocular.

 

Disponemos de ICL para corregir la miopía y la hipermetropía e ICL-Tórica para la corrección del astigmatismo asociado a la miopía o hipermetropía.

 

Está especialmente indicada en pacientes con altas miopías o altas hipermetropías, así como en pacientes con menores defectos pero con córneas que por su curvatura o espesor no permiten aplicar técnicas de láser.

 

 

¿Cómo se implanta en el ojo?

 

Al ser la ICL una lente muy fina y blanda, permite ser plegada e introducida en el ojo por una pequeña incisión, siendo después desplegada en el interior del ojo y situada en su localización correcta, sobre el cristalino.

 

Esta intervención se practica con anestesia tópica (gotas de anestesia), no siendo necesaria habitualmente ningún tipo de sutura para cerrar la pequeña incisión.

 

 

Ventajas de la ICL:

 

 - Procedimiento reversible: el implante no altera ninguna de las estructuras del ojo.  Puede ser retirado fácilmente si fuese necesario.

- “Invisible”: al estar situada detrás del iris, la ICL no es observable a simple vista.

- Altas Miopías e Hipermetropías: la ICL permite corregir defectos por encima del rango de la cirugía con láser.

- Se puede implantar en ojos no candidatos a técnicas refractivas láser (curvaturas inadecuadas, córneas finas, lágrima escasa, etc.)

- En altos defectos refractivos, la ICL consigue la mejor visión, superando a otras técnicas (alta definición)

 

 

¿Sería buen candidato al implante de ICL?

  

- Edad comprendida entre los 21 y 50 años

- Defecto refractivo no solucionable con láser

- Ojo seco u otra patología que desaconseje la práctica de cirugía láser

- No tener historial de glaucoma, uveítis o retinopatía diabética

- Tener una profundidad de cámara anterior adecuada.

 

 

¿Qué ocurriría si aumenta la miopía o apareciera una catarata?

 

 La aparición de nueva miopía puede ser tratada con  lentes de contacto,  láser o incluso, si el caso lo requiriese, con un intercambio de ICL.

 

Con el paso del tiempo, si se presentara una catarata, en la misma intervención se retiraría la ICL, se extraería la catarata y se implantaría una lente intraocular (LIO) que corregiría el defecto globalmente.

 

 

¿Hay que tener algún cuidado con la  ICL?

 

No, la ICL ha sido diseñada para permanecer indefinidamente dentro del ojo sin recibir ningún mantenimiento. Se recomienda una visita de control anual para cerciorarse de que todo sigue correcto.

 

 

¿Qué pasos se siguen para la implantación de la ICL?

 

Previamente es necesario hacer un estudio completo oftalmológico para comprobar que no existen riesgos conocidos para la cirugía y determinar la potencia y características de la ICL que va a ser implantada.

 

Así mismo, practicamos unas iridectomías láser en el iris  (pequeños orificios realizados con gotas y de manera ambulatoria en la consulta) para prevenir subidas de tensión ocular postoperatorias. Con los últimos diseños de las nuevas Visian ICL (ICL V4c) no es necesaria su realización por tener la propia lente un pequeño orificio central para el paso del humor acuoso.

 

La intervención es realizada bajo anestesia tópica (gotas de anestesia) y un ansiolítico oral.

 

El implante de la ICL es un procedimiento ambulatorio que dura de 15 a 30 minutos.  A continuación el paciente reposa media hora aproximadamente en una sala de recuperación, pudiendo abandonar la clínica por su propio pié en compañía de un familiar. Deberá seguir un tratamiento de gotas y quizás algún medicamento oral, siendo revisado generalmente al día siguiente.

 

Habitualmente intervenimos el segundo ojo a la semana y damos el alta clínica al mes de la cirugía.

 

 

 

 

CIRUGÍA DE LA PRESBICIA

 

 

La Presbicia o “Vista Cansada”, es la falta de acomodación para la visión próxima que se produce a partir de los 40 años y que progresa hasta los 60 años aproximadamente.

 

Refractivamente supone una adición a la refracción para lejos que oscila de +1.00  a  +3.00 dioptrías según la edad del paciente.

 

La Cirugía Refractiva Láser para la presbicia va encaminada habitualmente hacia técnicas de monovisión y micromonovisión que potencian la visión lejana para el ojo dominante y la visión próxima para el ojo no dominante asosciadas a aumento de la profundidad de foco.

 

Otras técnicas quirúrgicas que utilizamos para tratar la presbicia son.

 

- Inlay (KAMRA): implantes intracorneales alojados en bolsillo (pocket) practicado con Láser de Femtosegundo para el tratamiento de la presbicia,  mejorando la visión cercana y reduciendo la dependencia de gafas de visión próxima. Esta técnica se puede asociar a LASIK en el mismo acto o en un segundo tiempo.

 

- Cirugía de cristalinos transparentes con implantes de LIO multifocal: consiste en extraer el cristalino de un paciente con defecto refractivo para lejos y sustituirlo por una lente que corrija la visión lejana, cercana y distancias intermedias. Una variante se denomina Presbiphaco y es el resultado de aplicar la anterior técnica en un paciente emétrope (sin defecto para visión lejana) con el sólo propósito de resolver la presbicia.

 

- Cirugía de cataratas con implante de LIO multifocal: igual a la técnica anterior pero aplicada en un paciente que ya presenta cataratas.

 

En la actualidad disponemos de lentes multifocales y multifocales tóricas que cubren casi todo el espectro posible quirúrgico.

 

Así mismo disponemos de lentes para resolver el problema de la presbicia en pacientes previamente intervenidos de catarata con lentes monofocales

 

 

(Vídeos quirúrgicos en sección "Vídeos Cirugía")